“Esto no es feminismo”

“Esto no es feminismo”

Asi respondía Jennifer Lawrence a quienes le criticaron por su vestido en el estreno de “Gorrión rojo”, que nos recuerda en qué dirección debería ir la lucha por los derechos de las mujeres.



Desde finales de 2017, las críticas hacia el machismo y desigualdades entre hombre y mujeres en el mundo del entretenimiento han generado un debate sobre los derechos de las mujeres. Casos como el del productor Harvey Weinstein sirve de ejemplo para recordarnos como, en muchas ocasiones, nuestra sociedad tolera que las mujeres sea reducidas a objetos para el disfrute de los hombres, más aún si tienen cargos de poder, y de cómo las mujeres se ven limitadas a seguir los patrones de comportamiento que su ambiente de trabajo o la sociedad les impone. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿Cuál es la mejor manera de defender los derechos de las mujeres? ¿hacia dónde debería dirigirse el feminismo?

El reciente escándalo por el vestido que usó Jennifer Lawrence en el estreno de la película “Gorrión Rojo” no ha dado una excelente respuesta a parte de esta pregunta:

“Wow, no sabría por dónde empezar con este ‘Jennifer Lawrence pasando frío con un vestido escotado”. Esto no es solamente ridículo sino que me siento extremadamente ofendida. El vestido de Versace era fabuloso. ¿Creéis que iba a cubrir ese precioso vestido con un abrigo o una bufanda? Estuve fuera cinco minutos. Habría salido hasta con nieve por este vestido porque me encanta la moda y esta fue mi decisión. Esto es sexista, es ridículo, esto no es feminismo. Reaccionar exageradamente sobre todo lo que alguien hace o dice generando controversia acerca de cosas tontas e inofensivas como lo que decido o no ponerme, no nos hace avanzar. Esto genera distracciones tontas que nos alejan de los problemas que importan. Relajaros. Todo lo que me veis puesto es mi elección y si quiero pasar frío también lo es

Lo que nos recuerda esta breve respuesta de la actriz es simple. La lucha de las mujeres no es para actuar o vestir de determinada manera, es la de poder ser libres de actuar o vestir como deseen sin imposición de nadie más; y no solo esto, en el marco del movimiento #metoo, que cobró fuerza a finales del año pasado, podemos agregar la búsqueda de lograr una verdadera igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, de lograr que las mujeres sean tratadas con mas respeto y dignidad que el de simplemente ser unas “caras bonitas” que deben obedecer sumisamente a los hombres poderosos si quieren avanzar en la vida.

Jennifer Lawrence posando junto a los protagonistas de "Gorrión Rojo" en Londres.
A veces se olvida que la lucha del feminismo es, en parte, por el derecho de vestir como se desea, no como algunas feministas desean. Foto de El País.

Esto es algo que, en ocasiones, algunas feministas pierden de vista. El feminismo no debe reducirse a una cuestión de que se luche porque las mujeres no vistan o actuen según un estándar que consideren “machista”; sino que nadie obligue a una mujer a vestir o actuar de determinada forma sólo porque la sociedad así lo exige. Criticar a una mujer por usar un vestido y verse bella, cuando posiblemente así es como lo desea, es tan malo como obligar a una mujer a vestir de esa manera, ya que se estaría atentando contra el objetivo básico del feminismo: que las mujeres sean libres de vivir y verse como les haga mas feliz.

Un ejemplo mucho más claro de esta lucha por el deseo de ser libre y vivir como ellas deseen lo vimos en la reciente campaña contra el hiyab islámico en Irán denominada “Miércoles Blanco”. En el país persa, desde la Revolución Iraní de 1979, el uso del hiyab islámico, así como el respeto a unas normas de vestimentas, es obligatorio en todas las mujeres, al punto en que una mujer que muestre su cabello en público puede ser encarcelada hasta dos meses o multadas. Este movimiento inició luego del arresto de una mujer en diciembre (poco antes de las protestas en Irán de ese mes), que fue vista en redes sociales ondeando un pañuelo blanco amarrado a un bastón

¿Cómo pueden las mujeres ser verdaderamente iguales a los hombres, si la sociedad no le permite siquiera vestirse como desee? La lucha del feminismo no debe ser en contra de un código de vestimenta o de comportamiento impuesto por la sociedad, ya sea pasivamente como en occidente, o legalmente como en medio oriente; debe ser en contra de la imposición y la falta de libertades que sufren las mujeres en el mundo, y de poder comportarse y vestirse como deseen. Es un error limitarse a criticar a las mujeres que desean vestirse a la moda y verse bellas, o que desean ser conservadoras y usar un hiyab, porque eso ya no es luchar por los derechos de las mujeres, que pasa por el derecho a vestir como quieran, sino que es una demostración de simple y llana intolerancia hacia quien viste y actúa de una forma diferente a la personal. Las feministas no deben perder de vista que su lucha es por la igualdad de derechos y oportunidades, no el de reemplazar las presiones de una sociedad que puede ser machista” a las presiones de una sociedad “feminista”; las feministas deberían aspirar a una sociedad donde vestir conservadoramente o a la moda, usar un hiyab o mostrar el cabello, o usar un bikini o un burkini debería ser decisión exclusiva de la mujer, no de nadie mas.





Comentarios


Translate »