¿Los videojuegos son culpables de los tiroteos masivos?

¿Los videojuegos son culpables de los tiroteos masivos?

Tras el tiroteo el mes pasado a una escuela secundaria en florida, Donald Trump busco a un culpable y su respuesta fue: los videojuegos; pero ¿es real que estos hacen a las personas violentas?



El pasado mes de febrero, sucedió otro tiroteo masivo en Estados Unidos, esta vez en contra de una escuela secundaria en Parkland, florida, donde resultaron fallecidos unas 17 personas. Además de generar una respuesta a favor del control de armas que ha sido inusualmente fuerte y duradera para lo que nos tiene acostumbrado Estados Unidos, también ha generado la típica respuesta de quienes están a favor de las armas a cualquier precio, buscar cualquier otro culpable que no sean las armas, y Donald Trump recuperó un viejo enemigo de estos grupos: la violencia en los videojuegos. Pero ¿es verdad que estos generan violencia o solo es una excusa barata para un problema complejo?

¿Los videojuegos generan violencia?

Captura de pantalla de Call of Duty®: Advanced Warfare
Numerosos estudios no han hallado efectos a largo plazo por jugar juegos violentos. Imagen de Call of Duty®: Advanced Warfare

La respuesta corta y sencilla es que no. Existen multitud de estudios que no han hallado relación entre el contenido violento de los videojuegos y un comportamiento mas violento o agresivo a largo plazo.

De hecho, un reciente artículo de ScienceDaily nos señala, en primer lugar, que la mayoría de los estudios previos se han centrado en los efectos a corto plazo; además, nos explica que recientemente se realizó un estudio, publicado por el Dr. Gregor Szycik, de la Escuela de Medicina de Hannover, donde explicaba cómo realizo un experimento para determinar los efectos a largo plazo en hombres que habían jugado al menos dos horas diarias a juegos como Callo f Duty o Counterstrike durante los 4 años previos, y lo compararon con sujetos de control que no tenían experiencia con juegos violentos, realizando las pruebas con al menos 3 horas de abstinencia, para así evitar los efectos a corto plazo de jugar. El estudio reveló, por medio de un cuestionario psicológico, que no existían diferencias en la agresión o empatía a largo plazo entre los que jugaron juegos violentos y el grupo de control, resultados respaldados por escáneres MRI (Imagen de Resonancia Magnética, por sus siglas en inglés).

Y como este, son muchos los estudios que señalan que no existe pruebas que apoyen la idea de que jugar videojuegos violentos haga a las personas mas violentas en el largo plazo. No solo esto, sino que recientemente se ha generado una polémica, al verse como un informe publicado por la American Psychological Association (en el que se citaban varias fuentes y estudios), y que afirmaba que si existe una relación entre violencia y videojuegos, era acusado de tener un conflicto de intereses.



¿Qué genera la violencia entonces?

La facilidad con que se obtienen las armas es el principal factor que explica el auge de los tiroteos masivos en Estados Unidos. Foto original de M&R Glasgow

A grandes rasgos, son muchas las razones detrás de que una persona cometa actos violentos. Un articulo de la Scientific American señala que la falta de control cognitivo, o autocontrol, puede hacer que algunas personas sean víctimas de sus impulsos y cometan actos violentos que en personas con un mayor nivel de autocontrol sería impensables. A esto podríamos agregar que la vida familiar de una persona, el ambiente en que creció y se crió o su experiencia en la vida también definirán el grado de violencia con que actuará. A fin de cuentas, una persona con una vida familiar sana, que vivió en una zona de clase media o acomodada y que disfruto una feliz infancia, actuará de una forma muy diferente a quien haya vivido en un ambiente familiar conflictivo, que vivió en pobreza y/o en una zona empobrecida.

Pero en el caso de los tiroteos masivos, sí podemos señalar un culpable: las armas, o, mejor dicho, la facilidad con que se acceda a estas. Un articulo del New York Time nos señala que existe una correlación entre la cantidad armas disponibles y los tiroteos masivos; no en vano, Estados Unidos representa solo el 4,4% de la población mundial, pero posee el 42% de las armas del mundo. Al mismo tiempo, señala que ni la delincuencia, ni la raza o la salud mental son causa de los tiroteos masivos.

Y no olvidemos: hay países con niveles de delincuencia y sistemas de salud mental similares (o peores) a Estados Unidos, pero no tienen el mismo nivel de tiroteos masivos. Por ejemplo, en Venezuela no tenemos duda que tiene mayores índices de violencia y/o homicidios, o un sistema de salud mental mucho menos desarrollado (por decirlo amablemente) que, en EE.UU., pero aun así la idea de un tiroteo masivo en una escuela con decenas de muertos a causa de un único atacante es algo impensable en nuestra sociedad.

Y no olvidemos el gran “culpable” que dio origen a este articulo: los videojuegos. Estados Unidos no es el único país del mundo con acceso a los videojuegos, ni hay razones para decir que sean mas propensos a jugar un Call of Duty o un GTA que en Suiza o Canadá, por ejemplo; por lo que, si jugar videojuegos explica, al menos en parte, el porqué de esta violencia, ¿Por qué no vemos mas tiroteos masivos en otros países?

La realidad es que la facilidad con que se puede acceder a un arma de fuego en Estados Unidos es el que explica la gran cantidad de tiroteos masivos en este país. Solo hay que observar que el índice de homicidios por arma de fuego en EE.UU. era de 33 por cada millón de habitantes en 2009, muy superior al promedio de países como Canadá o Reino Unido, que se ubica en 5 y 0,7 respectivamente. Ni siquiera la delincuencia es una explicación a esto, ya que de acuerdo a un famoso estudio de 1997, y que ha sido apoyado numerosas veces desde entonces, es claro que Estados Unidos no tiene mas delincuencia que otros países desarrollados; es igual de probable que seas víctima de un crimen en Nueva York que en Londres, pero es más probable que pierdas la vida en Nueva York, precisamente porque es más fácil obtener un arma en Estados Unidos que en Reino Unido.

Incluso si, quienes son contrarios a los controles de armas, afirman que los tiroteos masivos son comunes en todo el mundo, no se puede negar un simple hecho: Mientras que entre 2000 y 2014, en Finlandia hubo dos tiroteos masivos, en Estados Unidos hubo 133



Entonces, ¿Por qué culpar a los videojuegos de los tiroteos masivos?

Foto oficial de Donald J. Trump como Presidente de Estados Unidos. Fuente: IIP Photo Archive
Recientemente, el Presidente Donald Trump culpo a los videojuegos de la violencia en Estados Unidos. Fuente: IIP Photo Archive

La primera razón de esto está en la facilidad que esto le da a los políticos de turno de ofrecer propuestas que no sean costosas para ellos. Ofrecer soluciones reales a los tiroteos masivos implicaría a aceptar la realidad de que el fácil acceso a las armas en Estados Unidos son el gran culpable de, no solo los tiroteos masivos, sino de la violencia con que puede terminar un crimen común. Aceptar esta realidad llevaría a tener que aplicar medidas mas estrictas de control de armas, y por ende llevaría a enfrentarse a la NRA y otros lobbies que defienden la libertad de portar armas a cualquier precio. Y tal como señalamos en otro artículo, este lobby tiene un enorme poder e influencia sobre la política estadounidense, en especial el Partido Republicano, al grado que su apoyo a un político puede ser determinante para la victoria o derrota de un candidato en unas elecciones. Por ende, antes que enfrentarse a este monstruo político como lo son los defensores de portar armas, que defiende este derecho de forma casi fanática, es preferible buscar cualquier otro culpable, ya sea que los hechos lo justifiquen o no.

En segundo lugar, podríamos agregar la facilidad con que se puede atacar a los videojuegos. No en vano, la percepción general que muchos todavia tienen sobre los videojuegos es que estos son juguetes, algo que solo los niños usan y disfrutan, y por ende si algo no es apto para los niños, debería prohibirse por completo en los videojuegos. Esto no sólo ignora la libertad de expresión y el derecho que todos tenemos de entretenernos libremente o que la edad promedio de los jugadores ronda los 35 años, sino que ignora hechos fundamentales, como el que los videojuegos cuentan con un sistema de clasificación por edades (la ESRB de Norteamérica y el PEGI de Europa, por citar los mas famosos), que las consolas de hoy en día cuenta con sistemas de Control Parental para controlar que juegan los niños, o el simple hecho de que quien tiene la responsabilidad y el deber de vigilar que juegan o ven los niños son los mismos padres (a fin de cuenta, ¿acaso no son estos los que compran los juegos en primer lugar?). Y todo esto sin olvidar los números estudios que no han hallado prueba de que haya relación entre violencia y videojuegos.

La realidad es que Trump ignoró todos estos hechos al echarle la culpa a los videojuegos de la violencia en Estados Unidos, y que su reciente reunión con representantes de la industria de los videojuegos para discutir sobre este contenido fue una pérdida de tiempo, calificada como “improductiva y extraña”. Es un ejemplo descarado de una persona buscando un chivo expiatorio al que lanzar los dardos, un intento claro de buscar desviar el debate público del verdadero culpable del auge de los tiroteos masivos: el fácil acceso a las armas de fuego.

Son millones de personas en todo el mundo los que han jugado títulos como Call of Duty, GTA o Wolfenstein, yo incluido, y decir que porque alguien haya jugado a estos juegos se volverá más violento me parece absurdo. Es simplificar en extremo el necesario debate sobre porque hay persona en nuestra sociedad que son violentas, sobre la fortaleza o debilidad de las instituciones o lazos familiares que deberían impedir estos actos, o en el caso concreto de los Estados Unidos, sobre la necesidad de aumentar los controles sobre las armas de fuego. Para muchos políticos populistas, y con lazos con los grandes lobbies a favor de las armas, es mucho más fácil buscar una excusa barata, que de una respuesta fácil, inmediata pero inútil al problema, que dedicarse al trabajo y debate que requeriría una solución real al problema.

¿Te gusto nuestro articulo? Puedes apoyarnos en el mantenimiento y expansión del blog en Patreon.



Comentarios


Translate »