Entradas Recientes

¿Podemos esperar algo de la OEA y la ONU en Venezuela?

¿Podemos esperar algo de la OEA y la ONU en Venezuela?

No son pocos los venezolanos contrarios al gobierno de Maduro que esperan que, ante la creciente crisis venezolana, y ante la aparente incapacidad de nuestra sociedad y dirigentes de encontrar una solución, esperan que desde el extranjero surja algo que logre destrabar la situación y […]

El peligro del odio en Venezuela

El peligro del odio en Venezuela

El gran peligro para la Venezuela de mañana será que cedamos al deseo de odio y venganza de muchos en la sociedad venezolana.   Hoy lei un articulo de El Estímulo  titulado “Opositor, no tienes derecho a nada. No existes“, muy recomendable, que nos habla de […]

Asamblea Nacional Constituyente. 1999 vs 2017: Diferencias

Asamblea Nacional Constituyente. 1999 vs 2017: Diferencias

“La ANC de 1999 fue finalmente aceptada porque respondía a los deseos de cambio de la mayoría de la población, mientras que la ANC de 2017 nace de la desesperación de una minoría gobernante ansiosa de conservar su poder sobre el Estado venezolano a costa de matar lo poco que queda de República y Democracia”

Si podemos ponerle un punto de partida al periodo de la Revolución Bolivariana en la historia venezolana, eso no sería el 6 diciembre de 1998, día que Hugo Chávez ganó su primera campaña presidencial, ni el 2 de febrero de 1999, día que Chávez asumió como el 48° Presidente de Venezuela en el marco de la Constitución de 1961. Este periodo comienza en el momento que el proceso para reemplazar la constitución del 61 inicia el 25 de abril de 1999 con el referéndum propuesto por él para preguntarle a la población si deseaba o no cambiar la constitución, dando comienzo a un proceso polémico en su tiempo, importante para nuestra historia, y completamente manipulado por Nicolás Maduro.



Antes que nada, considero importante partir de lo siguiente: la Constituyente de 1999 técnicamente fue ilegal, al contemplar todo un procedimiento para reemplazar la constitución inexistente en su momento. La Constitución de 1961 permitía su modificación, recibiendo dos enmiendas (una en 1973 y otra en 1983), pero no su reemplazo total por una nueva constitución. Es cierto que entre 1989 a 1992, el Congreso creó una Comisión Bicameral, presidida por el Senador Vitalicio Rafael Caldera (Presidente entre 1969 a 1974), que propuso la figura del Referéndum, el de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el del Defensor de los Derechos Humanos, cambios en la Administración de Justicia y la figura del Primer Ministro, pero aunque fue aprobado en dos discusiones en la Cámara Baja y en una en la de Senadores, la realidad es que este proyecto no terminó de ser aprobado, y menos aún aplicado.

Rafael Caldera Campaña Presidencial de Venezuela Mérida 1993.
Rafael Caldera, presidió la Comisión que propuso incluir la ANC en la Constitución de 1961. Fuente: Wikipedia

Por este motivo, técnicamente todo lo hecho por Hugo Chávez para reemplazar la Constitución de 1961 por la del 1999 fue ilegal, y fue motivo de polémica y debate en su tiempo precisamente por esto. Pero en su época la mayoría de la población lo apoyó en sus planes por el deseo de cambio existente en el país , y si a la larga la Constitución de 1999 fue aceptada pese a esto, no fue por su legalidad (que no tenía), sino por lo democrático con que fue revestido el proceso. Primero, se convocó a un referéndum para preguntarle a los ciudadanos si deseaban o no una nueva Constitución en abril de 1999, donde recibió un 88% de apoyo; posteriormente, en julio de 1999, se elegiría a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, que de 131 miembros, 121 terminarían siendo afines al gobierno de Chávez; finalmente, en diciembre de 1999, se realizaría otro referéndum para aprobar o no la nueva Constitución, siendo aprobada por más del 80% de los votos.

Es cierto que este proceso no estuvo exento de polémicas, especialmente el de la elección de los constituyentistas, al que se acusó al gobierno haber manipulado para así obtener la mayoría de escaños, o la autoasignación de poderes por parte de la ANC para abolir el resto de Poderes Públicos o destituir funcionarios. Pero la realidad es que este proceso seguido en su época, referéndum consultivo sobre si cambiar o no la constitución, elegir constituyentistas y referéndum para aprobar o no la nueva constitución, revistió de legitimidad democrática a un proceso que carecía de legalidad en el marco de la constitución de 1961, y le dio una respuesta al deseo de cambio de una mayoría de la población cansada de un modelo político que sentía ya no respondía a sus necesidades.

Ahora, precisamente es aquí cuando vemos la principal diferencia de la ANC de 1999 propuesta por Chávez contra la de 2017 propuesta por Nicolás Maduro. Ciertamente, la Constitución de 1999 ni ninguna ley establece de forma explícita y directa los pasos a seguir para convocar una constituyente, pero sí se explica quien la convoca y la importancia del sufragio y del protagonismo del pueblo, tal como se señala en los siguientes párrafos:

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.

Art. 5.- La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público.

Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos.

Art. 70.- Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referéndum, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativas, constitucional y constituyente(…).

Art. 348.- La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; los Consejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; o el quince por ciento de los electores y electoras inscritas en el Registro Civil y Electoral.

La Constitución de 1999 lo que hizo fue establecer quienes tienen la iniciativa para la ANC, siendo en resumen el Presidente, la Asamblea Nacional, los Consejos Municipales o el 15% de los electores, pero el resto de pasos a seguir se espera que sea el mismo a los vistos en 1999.

Nicolas Maduro, Asamblea Nacional Constituyente, 2017, Constitución 1999
El Dia de los Trabajadores de 2017, Nicolás Maduro convocó a una Asamblea Nacional Constituyente. Foto: Alba Ciudad 93.3 F.M.

Nicolás Maduro ignoró que su poder es solo el de iniciar la convocatoria del proceso constituyente, no le dio el derecho al pueblo de decidir si desea o no modificar la constitución vigente, creó unas bases comiciales para elegir los constituyentistas de la ANC que ignora no sólo la legalidad, sino la tradición democrática venezolana, al proponer que la mitad de constituyentistas no representan al pueblo, sino sectores de la sociedad fácilmente controlados por el gobierno (y que la otra mitad, que representa al pueblo, sea electa en base a 1 diputado por municipio, independientemente de su población), y apenas si “promete” que se hará un referéndum para aprobar el texto que salga de esta ilegal ANC, todo manejado por un ente electoral, el Consejo Nacional Electoral, que ha mostrado no solo una grosera parcialidad a favor del gobierno, sino que ya ha violado su obligación constitucional al no realizar las elecciones de gobernadores del 2016.

Tanto la ANC de 1999 como la de 2017 pueden  haber nacido en clara violación de sus marcos legales vigentes, pero mientras que en 1999 se creó todo un proceso que le revistió de la legitimidad democrática que la ha llevado a ser defendida, a la larga, por la amplia mayoría de la población, la de 2017 es conformada ilegal e ilegítimamente. La ANC de 1999 fue finalmente aceptada porque respondía a los deseos de cambio de la mayoría de la población, mientras que la ANC de 2017 nace de la desesperación de una minoría gobernante ansiosa de conservar su poder sobre el Estado venezolano a costa de matar lo poco que queda de República y Democracia. Hugo Chávez dio nacimiento a la Revolución Bolivariana con una Asamblea Nacional Constituyente que, pese a las críticas que recibió en su época, revistió de legitimidad su nueva constitución y proyecto político, mientras que Nicolás Maduro mostró el verdadero monstruo autoritario del chavismo, y que con la crisis económica, política y social que vivimos, ha usado a la Asamblea Nacional Constituyente de la forma más ilegitima posible solo para darle más vida a un proyecto político sumido en el mas absoluto de los fracasos.

Fuentes:

¿Cuánto puede durar la represión en Venezuela?

¿Cuánto puede durar la represión en Venezuela?

Fuente Imagen: El Político “No es ni económica, ni material, ni físicamente posible para nadie mantener reprimido eternamente a todo un país que está dispuesto a protestar en tu contra por casi dos meses y contando” 2017 será un año que será recordado en la […]

La Moribunda Democracia de Venezuela

La Moribunda Democracia de Venezuela

El chavismo, desde sus comienzos allá por 1998, siempre tuvo una tendencia a despreciar la institucionalidad, los principios del Estado de Derecho, las leyes y la propia Constitución. No en vano, el primer intento de Hugo Chávez de alcanzar el poder de Venezuela fue mediante […]

La “Producción Local” de los CLAP

La “Producción Local” de los CLAP

Venezuela vive la incongruencia de un gobierno que se jacta de incentivar la producción nacional a la vez que distribuye comida importada en los CLAP.

Hace poco, donde vivo llego la famosa caja de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que incluye harina de maíz, arroz, leche en polvo, azúcar, aceite, caraotas negras, atún, espagueti y mayonesa.

Caja CLAP Venezuela Gobierno Nicolás Maduro PSUV contenido Febrero 2017
Caja CLAP y su contenido a comienzos de febrero de 2017

Al ver la caja, recordé las muchas veces que el gobierno anunció que se incentivaria la producción nacional de alimentos (por ejemplo, en esta noticia de AVN del 12 de abril de 2016), o en otras que se anunció que el 50% de la producción nacional sería destinada a los CLAP. Más aún, recuerdo que el llamado “Plan de la Patria“, en uno de sus “Objetivos Nacionales” (el 1.4) establece “Lograr la soberanía alimentaria para garantizar el sagrado derecho a la alimentación de nuestro pueblo“.



Ante este discurso oficial, y recordando noticias recientes de “La Patilla” que hablaban sobre como no solo el contenido de esta caja era importada, sino que la caja misma es armada y llenada en Panamá, me dispuse a confirmar por mi mismo este hecho. Al hacerlo, observe lo siguiente:

La imagen superior nos muestra los productos que indican que son hechos en Colombia, en los que se cuenta la azúcar, el arroz, el espagueti y el aceite (en otras palabras, la mayoría de los productos de la caja).

Mayonesa Colombiana Cajas CLAP Febrero 2017

La mayonesa la separe del resto ya que en el paquete no tiene alguna indicación de donde fue hecho, pero al revisar el nombre de la empresa (Productos Differ), descubri que tambien es Colombiana.

 

Productos Mexicanos Cajas CLAP Febrero 2017

La leche en polvo y las caraotas negras de la imagen superior son ambos hechos en Mexico.

Harina de Maíz Mexicana Cajas CLAP Febrero 2017

El paquete de Harina de Maíz, al igual que la mayonesa, lo separe del resto porque el paquete no tiene alguna indicación del país donde fue hecho, pero revisando en internet, descubrí que pertenece a una empresa mexicana.

Productos Ecuatorianos Cajas CLAP Febrero 2017

Las latas de atún, por su parte, son hechas en Ecuador.

Por ende, al margen de mi pesima opinion sobre los CLAP por la pérdida de calidad de vida y libertad que considero representa pasar de poder comprar libremente en un supermercado a tener que esperar a que la caja de los CLAP llegue cada mes (si es que le da por llegar), vemos que el gobierno venezolano, supuesto enemigo de la empresa privada y que tiene discursos donde repiten hasta el infinito cosas como “soberanía” y “producción local”, reparte comida que no solo es importada (lo que ya es un gasto grande para un Estado en crisis económica) sino que, al menos la que me llego, tiene productos provenientes de tres países distintos –México, Colombia y Ecuador– (lo que sin duda debe ser más costoso aún). Es increíble la hipocresía que muestra el gobierno de Nicolás Maduro, que es capaz de darte una caja de los CLAP con la cara del propio Hugo Chávez y Maduro llena de comida importada que ni se dignaron a armar y llenar en Venezuela, mientras te dicen en la cara lo mucho que defiende la “producción local” de alimentos.

Solo le pregunto al gobierno y a sus seguidores, ¿podemos incentivar la producción nacional de alimentos si no solo tenemos un gobierno que se apropió de la mayor parte de la produccion y distribucion de los mismos, sino que a la hora de dar comida a la población, prefiere gastar los pocos dólares que le queda comprando y distribuyendo comida de hecha por cualquier otro país y empresa que no sea de Venezuela?, ¿acaso es eficiente o barato que el gobierno compre comida a tantas empresas y países diferentes? ¿es correcto que ya no podamos comprar libremente marcas tradicionales para el venezolano en un supermercado sin más limitación que hasta donde llegue nuestro dinero?, ¿acaso no es una pérdida de libertad tener que esperar que el gobierno reparta unas cajas de comida con productos que jamás hemos escuchado?, ¿no nos debería preocupar que el gobierno use la repartición de comida como arma política contra sus enemigos?. Todas estas son preguntas que estas cajas de comida importada marca con la cara de Chávez y Maduro, supuestos defensores de la “soberanía nacional” debería generar en todos los venezolanos.

A 18 años de jurar sobre “esta moribunda constitución”

A 18 años de jurar sobre “esta moribunda constitución”

Fuente Imagen: Noticias 24 Han pasado 18 años desde que, un 2 de febrero de 1998, Hugo Rafael Chávez Frías se juramento como el 48° Presidente de la República de Venezuela ante el Congreso. Un hombre que alcanzó la fama luego de su fracaso golpe de […]

¿Tenemos un exceso de Corrección Política en la actualidad?

¿Tenemos un exceso de Corrección Política en la actualidad?

Fuente Imagen: Mobilus In Mobili via CC Licensing Los grandes cambios en la política mundial han compartido, además, del nacionalismo y un sentimiento antiinmigrante, un elemento en común: un desprecio de lo que se conoce como “corrección política”. En las últimas décadas, a medida que surgían nuevos […]

Unión Europea. ¿Déficit Democrático como origen de su crisis?

Unión Europea. ¿Déficit Democrático como origen de su crisis?

Fuente Imagen: futureatlas.com via CC Licensing

¿Es el déficit democrático en algunas instituciones de la UE parte del origen de sus actuales problemas?

Desde hace unos años, la imagen de la Unión Europea (UE) es la de una comunidad política que pasa de crisis en crisis. Primero la crisis financiera mundial de 2008, que llevó a la crisis de deuda de multitud de países de la zona euro, seguido de la polémica política de austeridad y las protestas en contra que le siguieron, para finalmente ver el auge de los movimientos nacionalistas o de extrema derecha que amenazan, en algunos países, con alcanzar el poder de sus gobiernos; la salida del Reino Unido de la UE fue solo la cereza del pastel de 2016 con una promesa de que 2017 aumente esta tendencia, lo que nos lleva a preguntar, ¿tiene algo en común todas estas crisis?

Una de las razones detrás de este constante seguidilla de problemas se puede deber a lo que se conoce como el “déficit democrático” de la UE, que no es otra cosa que la falta de legitimidad democrática detrás de algunas de las decisiones o instituciones de la UE. Para ver si esto es verdad, analicemos bien cómo se conforman las instituciones más importantes de la UE.

La primera sería el Consejo de la Unión Europea (que ejerce funciones legislativas y presupuestarias) está conformada por un ministro de cada Estado miembro. Para el ciudadano promedio, esto significa que para poder influir en la conformación de este Consejo (y por ende en sus decisiones), en un continente donde la mayoría de gobiernos son Parlamentarios, primero deben elegir un Parlamento, para que este designe a su Jefe de Gobierno, para que este elija a los miembros de su gabinete, para que así elija entre ellos a quien representará a su país ante el Consejo de la UE. Esto es una larga distancia entre quienes toman decisiones en dicho consejo, y el ciudadano promedio que sentirá las consecuencias de dichas decisiones.

El siguiente es la Comisión Europea, una especie de gobierno de la UE con poderes compartidos con el Consejo de la UE, la cual es la encargada de proponer la legislación, aplicar decisiones, defender los tratados y ejecutar el día a día de la UE. Está formada por un Colegio de Comisarios de 27 miembros, elegidos por cada Estado miembro, cada uno con su propia orientación política. Sus miembros son nombrados por el Consejo Europeo, lo que limita su legitimidad democrática a que el Parlamento Europeo a acepte o no dicho nombramiento.

El tercero en lista es el Consejo Europeo (no confundir con el Consejo de la UE), una institución de carácter político que toma las decisiones estratégicas de la Unión, conformado por los Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros, donde además participa el Presidente de la Comisión Europea (este último electo por el Parlamento Europeo), aunque solo tiene derecho a voz, pero no a voto.

Finalmente llegamos al único miembro en la lista donde los ciudadanos de la UE eligen directamente a sus miembros: el Parlamento Europeo, que es la única donde los ciudadanos pueden votar por la composición de sus diputados (751 actualmente). Pero, a diferencia de un Legislativo nacional, el Parlamento tiene funciones limitadas; puede elaborar reglamentos y directivas, pero deben ser aprobadas tanto por el Parlamento Europeo como por el Consejo de la UE; aunque en principio su función es ejercer control democrático de las instituciones de la UE, en la práctica solo lo hace parcialmente con la Comisión, pero no con el Consejo.

Esta falta de poder real en las decisiones de la UE por parte del Parlamento podría explicar por qué las dos últimas elecciones (2009 y 2014) la participación apenas si superó el 42%: Porque sin importar que voten o no el ciudadano promedio en el Parlamento Europeo, este no es quien toma las decisiones; donde se toman las decisiones reales de la UE son instituciones muy distanciadas del ciudadano, que no son electas democráticamente, que terminan sin ofrecer alternativas políticas distintas a lo ya aceptado dentro de la UE.

Esta distancia y falta de alternativas es lo que explica mucho del descontento de los ciudadanos de la UE y muchas de sus crisis. En última instancia, fuera del Parlamento Europeo, el resto de instituciones que dirigen la UE terminan representando los intereses de los gobiernos que ahí participan, gobiernos que dudo estén ansiosos de darle mayor legitimidad y poder a la UE a costa de debilitarse a sí mismo, y a lo que se agrava que entre esos gobiernos, quienes tienen mayor influencia, en la práctica, son los más ricos (como Alemania y Francia, por ejemplo), en detrimento de las naciones más pequeñas o menos ricas. Esto termina generando que las decisiones de la UE terminen buscando defender los intereses de los gobiernos nacionales, no los generales de la UE (y que fácilmente se le acuse de beneficiar solo a las naciones más poderosas de la Unión), dificulta la toma y ejecución de decisiones, que deben ser del agrado de cada uno de los 28 gobiernos de los Estados miembros (cada uno con sus ideología e intereses individuales), y haciendo difícil, sino imposible, que el ciudadano europeo pueda influir en las decisiones de la UE. Más aún, incluso pudiera servir como simple excusa de los gobiernos, un “a quien echarle la culpa”, al decir que la aplicación de “x” política impopular que desean aplicar no es decisión de ellos, sino imposición de la UE.

A los ojos de muchas personas, la Unión Europea no es sino un nido de burócratas de Bruselas, que imponen decisiones a los países sin darle derecho a opinar a sus ciudadanos, que han terminado dañando a Europa a costa de defender los intereses de unos pocos. En general, es la explicación que, en parte, explica el auge de partidos de izquierda como en España y Grecia, o de nacionalistas y extrema derecha, como los de Alemania o Francia: grupos que han aprovechado los malos resultados de “x” o “y” política de la UE en economía, calidad de vida o inmigración (especialmente esta última en 2016) para crecer electoralmente, y que en muchos casos han degenerado en la posibilidad real de que, tras el éxito del Brexit en Reino Unido, países miembros empiezan a separarse de la UE, o al menos restarle poderes, en la medida que estos partidos políticos logren el poder en los distintos países.

Si la Unión Europea desea perdurar en el tiempo, se debe dar cuenta que el éxito no se limita únicamente a tener una unión económica y política para Europa, o a limitar sus decisiones a los fríos cálculos macroeconómicos que unos funcionarios elegidos a dedo determinan. Debe darle más voz y voto en las decisiones de importancia de la UE, las que afectan la vida diaria de los que viven en Europa. Deben hacer que el ciudadano promedio de Europa sienta que su opinión es escuchada, que la UE actúa en base a la opinión y realidad de sus ciudadanos, no de gobiernos o grupos de interés, y menos aún en base a lo que unos funcionarios sin legitimidad democrática dicen que se debe hacer; que las políticas de la UE son tomadas en beneficio de la comunidad europea en su conjunto, no solo de los países más ricos. De no aceptar esta realidad, de no democratizar la toma de decisiones de la Unión, de no basar sus decisiones en las aspiraciones y realidad de sus ciudadanos, solo es cuestión de tiempo que el enorme peso de un sistema construido para defender los intereses individuales de cada gobierno de los Estados miembros termine por resquebrajar a la UE.

Agradezco al articulo de FRANCESC PAU “¿Democracia europea?” para El País, del cual obtuve parte de la información para el presente articulo.
23 de enero de 1958. A 59 años del nacimiento de la democracia Venezolana

23 de enero de 1958. A 59 años del nacimiento de la democracia Venezolana

Un dia como hoy hace 59 años, se dio comienzo al periodo político más estable y próspero de Venezuela. En la mañana de un 23 de enero de 1958, Venezuela vio el final de la última dictadura militar con la huida de Marcos Perez Jimenez, […]


Translate »